Blog

Una familia CCA gracias a Fobeca

José Mariano junto a su madre Marian

Marian Maradiaga es, probablemente, una de las madres de familia de Fobeca que más involucrada ha estado en todas las áreas de la formación integral que recibió su hijo José Mariano durante sus estudios en la secundaria del Colegio Centro América. En esta entrevista, ella comparte con agradecimiento y orgullo su vivencia.  

Los costos del CCA valen cada centavo

Para nosotros fue una bendición porque recuerdo que José Mariano había ido al CCA durante un año que hubo unas competencias a nivel de colegios y él me dijo:
–Mamá, ese colegio me gusta, es bonito, es grande–.
Entonces nosotros nos dimos cuenta de la convocatoria a las becas Fobeca, investigamos por internet y le dijimos:
–Bueno, si querés aplicar hacelo porque es la  única forma de que podás entrar–.
Todos conocemos los costos del colegio, que vale cada centavo, quiero aclarar, pero no estaba en nuestras posibilidades pagar esa mensualidad.

Fue una bendición también porque él [José Mariano] se esforzó. No sólo fue el empuje que nosotros como padres tuvimos en apoyarlo y que aplicara, sino que él se esforzó. Para nosotros los becados, y para muchas personas, el Colegio Centro América es uno de los mejores colegios de este país, porque de una forma integral va educando a nuestros hijos. Lo mejor para mí es que los hace pensantes. Son muchachos que pueden dar mucho, les enseñan a desarrollar y conocer las capacidades que ni ellos sabían que tenían.

Magis es una palabra latina típica de la espiritualidad Ignaciana que significa «más». Es decir, dar el máximo en todas las acciones que realizamos. En 2019 José Mariano fue seleccionado para ir al Campamento Magis en Panamá, junto a un grupo de estudiantes destacados en temas como liderazgo, creatividad, espiritualidad, pasión, etc. 

Al bachillerarse en 2020 recibió la medalla al mérito por haber obtenido excelencia académica durante los cinco años de secundaria en el CCA.

 

“Nosotros hoy, con mucho orgullo, podemos decir que nuestro hijo fue uno de los mejores bachilleres y está completamente listo para cualquier universidad”.

Mensaje a los donantes

Una familia CCA gracias a Fobeca

Su segundo hijo, Andrés, también estudia la secundaria en el CCA, cursa 8vo grado. Aunque aplicó, no logró clasificar para las becas de Fobeca. Sin embargo, consiguieron fondos privados por fuera que posibilitan sus estudios. La experiencia del hermano mayor, cabe resaltar, fue su principal elemento motivador.

Su tercer hijo, Enmanuel, sí logró ingresar a 7mo grado al igual que José Mariano, por medio de Fobeca. Su examen de admisión ha sido de los mejores resultados obtenidos.

“Hemos tenido la dicha de tener hijos bien aplicados que les gusta el estudio, mantener buenos promedios. Esto no necesariamente es algo que los niños lo traen. Tiene mucho que ver el acompañamiento que nosotros como padres les damos. Incentivarlos a que descubran en lo que son buenos”.

Enmanuel estaba un poco temeroso de que le sucediera lo mismo que a su hermano Andrés, pero le dije:
No te podes adelantar a los hechos, tenes que intentarlo y lo vas a lograr–. Gracias a Dios quedó y se nos otorgó media beca por parte de Fobeca. Para nosotros es una gran ayuda, él está feliz con el colegio. –Y es que el colegio es bellísimo–, dice con emoción. Cuenta que el mismo Enmanuel puso en un post: –Si pude con la admisión al CCA, puedo con todo–, ríe.

Para nosotros, los que no podemos pagar la totalidad de la colegiatura, no se trata sólo de la infraestructura y la reputación del CCA.  Hay tantas referencias, y cuando ya estás adentro te das cuenta de que lo que comentan fuera se queda corto a lo que en realidad preparan a los muchachos. José Mariano era súper tímido y ahora da gusto verlo como se desenvuelve.

Enseñar con el ejemplo

A mí en lo particular –dice Marian–  me encanta participar en todo. Me encanta apoyar porque el apoyo no es sólo monetario, es de tiempo, de ideas. En mi primera experiencia con José Mariano participé en juntas directivas e hicimos muchas cosas. Considero que aunque nuestros hijos sean aplicados nosotros estamos ahí detrás porque creo que con el ejemplo es que uno logra enseñarle más a los hijos. Yo siempre les he dicho a los tres: –¿cuántos niños quisieran tener una beca como la que ustedes tienen?, y no pudieron; entonces las oportunidades hay que aprovecharlas–.

“Estamos muy agradecidos con Fobeca por habernos dado la oportunidad de que los muchachos fueran parte de ella”.

Un padrino extraordinario

¡Uy! Estamos súper agradecidos, ¡el mejor padrino del mundo! Samuel Zepeda tiene un corazón gigante. Él platicaba bastante con José Mariano, intercambiaban mensajes, llamadas. Él lo apoyó bastante, le regaló su computadora, le patrocinó cursos de alemán en la UCA. Le dio la oportunidad a mi hijo de tenerlo como pasante en su empresa Zegesa durante un mes y lo puso a hacer de todo. Aprendió sobre ventas, a hacer cotizaciones, tantas cosas que desconocía. Samuel es un hombre tan profesional y tiene un corazón de oro. Le contaba a José Mariano su historia, cómo inició su negocio. Es un visionario y un gran trabajador. Él es un buen ejemplo de padrino.

 

Post a comment